Sin conservantes ni aditivos

Semillas de Chía

Bolsa Plástica - 250 Grs

A diferencia de otros granos, los aminoácidos de las proteínas de la chía no tienen factores limitantes en la dieta de las personas adultas.

Es la especie vegetal conocida con la mayor concentración de ácido graso alfa-linolénico Omega-3, que es un ácido graso esencial que nuestro metabolismo es incapaz de producir y que por lo tanto es necesario aportarlo de forma exógena (con la dieta o con suplementos ricos en ellos).

Estos ácidos grasos desempeñan un papel fundamental en la mejoría de las enfermedades cardiovasculares y de fenómenos inflamatorios como la artritis reumatoidea; así como en la disminución de diversas patologías crónicas, como por ejemplo, el asma. Además se hacen imprescindibles durante el embarazo ya que son necesarios para el desarrollo de la retina y el cerebro.

Forma de consumirlo: directamente, hidratado (en remojo 5 minutos), en panes, carnes, ensaladas, pastas, salsas,licuados, yogurt, etc.



Ingredientes

Semillas de Chía

Mas información

San Miguel de Tucumán
Tucumán
Noroeste argentino

Hay evidencia científica que muestra que la semilla de Chía (Salvia hispánica) comenzó a usarse en la alimentación humana unos 3500 años antes de Cristo y se convirtió en un cultivo básico en el centro de México entre 1500 y 900 años antes de Cristo. Esta semilla fue utilizada como alimento por los indios del oeste y del sur de México. Los aztecas, los Olmecas y Mayas la consumían debido a su aporte energético. Los indios del oeste de Norteamérica comían sólo el equivalente de una cucharada para resistir un viaje de 14 horas.

¿Qué nos recomienda? 

Consumir a diario semillas de Chía, ya que proporciona energía, aumenta la fuerza y resistencia, regula y favorece al normal funcionamiento de la flora intestinal.