Tuco o salsa de tomate

Hay tantas formas de hacer un tuco como gustos de comidas, hay tucos excéntricos, tucos simples, tucos picantes, tucos más dulces, tucos pesados, etc. Esta es una receta base de cualquier tuco. De aquí se puede combinar con mil cosas, y dependerá del gusto y la creatividad de quien lo haga.

Porciones: 
4 platos de pastas
Ingredientes: 
  • Salsa de tomate Lecumberri
  • 1 Cebolla picada finita
  • 1 diente de Ajo picado finito
  • Sal y pimienta (y un toque de azúcar)
  • Laureles
  • Aceite de Oliva, 3 cucharadas aproximadamente
Preparación: 

Calentar un poco el aceite para saltear primero el ajo. Solo un instante antes de que se ponga marrón, luego agregar las cebollas picadas y saltear hasta blanquear.

Agregar el tomate, la sal, la pimienta, una pizca de azúcar para cortar la acidez del tomate (a gusto), el laurel y cualquier otra especia que les guste y dejar cocinar a fuego no muy alto y destapado.

El agua se va a ir evaporándose y la salsa se va a espesar. Dejar mínimo unos 20 minutos, pero la cocción es también a gusto, nada más rico que ir probando la salsa con un pedazo de pan mientras la van cocinando.

Esta es la base de casi cualquier tuco y a esto se le puede agregar diferentes ingredientes para otras combinaciones, por ejemplo:

  • Crema para suavizar un poco
  • Alcaparras y aceitunas negras (tipo scarparo)
  • Algún buen ají picante
  • Orégano

Truco para congelar el tuco

El tuco se puede congelar, lo ideal es congelarlo en porciones. Se puede utilizar vasitos de plástico, que son fáciles de desmoldar y de un buen tamaño (los frasquitos esterilizados que venden en las farmacias son una buena opción). Para nosotros lo mejor son las cubeteras que hacen cubitos grandes (no los chiquitos) y se llena la cubetera de tuco. Después se sacan los cubitos de acuerdo a la cantidad que vamos a usar y directo a la sartén.


Productos sugeridos